El prototipo de la Red de Telescopios Cherenkov detecta la primera fuente de rayos gamma